La tienda de las cremas que marcan tendencia

902 02 12 63 | 606 850 717  

El Fotoenvejecimiento: ¿Cómo Prevenirlo?

Algunas claves para evitar los daños prematuros que el sol puede causar a nuestra piel.

 

Prevenir el Fotoenvejecimiento 

En dermatología y estética se conoce como "fotoenvejecimiento" al conjunto de efectos nocivos causados por una exposición solar frecuente, prolongada y con escasa (o ninguna) protección. El sol es, de acuerdo con las conclusiones de cientos de estudios a lo largo del último medio siglo, el principal factor de generación de signos prematuros de envejecimiento en nuestra piel. La moda de lucir un tono bronceado, aún después del verano en muchos casos, y el comportamiento adictivo que muchas personas evidencian en relación con el hábito de tomar el sol, son factores que en los últimos veinte años han disparado la incidencia de enfermedades y envejecimiento temprano de la piel.

 

Lo primero a tener en cuenta si se desea evitar el fotoenvejecimiento, proceso irreversible una vez desatado, más allá de que algunas de sus manifestaciones puedan atenuarse, es evitar la sobreexposición solar. En este sentido, es fundamental procurar no tomar el sol nunca entre las 11:30 y las 16:00, franja horaria en que los rayos solares inciden perpendicularmente sobre el suelo. Fuera de este período, deben utilizarse fórmulas de protección solar cuyo factor no sea en ningún caso inferior a 25. El factor SPF debe seleccionarse en función del tipo de piel y la fotosensibilidad. Como regla general, cuanto más pálido sea el tono de la piel de una persona, más sensible será esta a los rayos solares. A mayor fotosensibilidad, más alto debe ser el factor SPF del producto elegido. Por cierto, son tan importantes los cuidados post-solares como los que deben observarse durante la exposición solar. Mientras tomamos el sol, aunque utilicemos protección, la epidermis sufre una pérdida de humedad mayor de lo habitual. Para evitar que la elasticidad de la piel se vea afectada, es vital ayudarla a recuperar su normal hidratación cuando el día de playa o piscina haya acabado. El aftersun no es, por lo tanto, una opción. Debe utilizarse siempre como elemento fundamental de la rutina de cuidado diario mientras se prolongue la exposición solar regular.

 

En próximos posts continuaremos abordando esta apasionante y vital cuestión, de la que depende en gran medida la preservación de una piel joven por más tiempo.

 

Categoría: Cremas y Cosmética

Deja tu comentario

Sólo usuarios registrados pueden dejar comentarios. Por favor, loguéate o regístrate